20-7-2011 Aquella mañana …

UNA PALOMA, UNA MAÑANA

Cuando aquella mañana vi la paloma

de repente comprendí cuan cerca estaba

la mañana prometida, la esperada,

la única entre todas las mañanas.

Y decidí esperar hasta que viera el sol

que en aquel momento se nublaba,

pues el día se mostraba gris

y llovía, sí, llovía esa mañana.

Pero algo en la paloma me decía sí,

sí, contra toda la apariencia

de las nubes y la lluvia amenazante.

Y miré con fe por la ventana

hasta que vi el Sol, cual cruz radiante.

Y ví como lentamente giraba.

Fernando M. Fluguerto Martí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: